10 consejos para mejorar la productividad en el trabajo

5 agosto, 2019 Rentoox 0 Comentarios

Mantener un ritmo de trabajo constante día a día no es sencillo, pero no es nada imposible. Es necesario saber cómo mejorar la productividad en el trabajo para ser capaces de aumentar nuestro potencial al máximo y convertirnos en trabajadores de éxito.

Si queremos mejorar nuestra productividad personal en el trabajo tendremos que tener en cuenta algunos trucos a la hora de empezar a trabajar.

Organizar, limpiar y ordenar quizás te suene algo trivial, sin embargo, estos simples consejos pueden ser el primer paso para que aumentes tu desempeño laboral y aproveches al máximo tus horas de trabajo y hasta mejorar notablemente tu salud.

Tips para aumentar tu rendimiento laboral

La mayoría de los emprendedores y de los empleados trabajan más de tres horas extra al día. ¿Pero es esto necesario? No.

Trabajar tiempo adicional es beneficioso para ti y para la empresa únicamente cuando es estrictamente necesario. Pero hacerlo todos los días transmite una ineficiente organización personal y corporativa.

Antes de cambiar las estructuras o la forma de trabajar, comienza por ti. Sigue estos consejos para organizarte y mejorar tu desempeño laboral:

Levántate temprano

¡Aprovecha mejor el día! Si eres de los primeros en llegar a tu lugar de trabajo podrás comenzar tu jornada con menos distracciones, lo que te permitirá concentrarte en lo que necesitas hacer. Si decides madrugar, no olvides desayunar.

Planifica tu día de trabajo

Es recomendable que dediques entre 20 y 40 minutos a esta tarea, no pienses que es tiempo perdido. Al contrario: definir una buena agenda de trabajo te permitirá priorizar con certeza y avanzar en los temas realmente importantes.

Si lo haces día a día, finalmente mejorará tu “visión global” sobre tu empleo y serás capaz de anticipar reuniones difíciles o identificar nuevas tácticas para mejorar tu desempeño.

Haz lo más complejo primero

Dale prioridad a las tareas más complejas o menos agradables durante las primeras horas de la mañana. Al inicio de la jornada tus niveles de concentración son mejores y cuentas con más energía. Resultado: resuelves los temas más difíciles con mayor rapidez y efectividad.

Una tarea a la vez

La correcta planificación de tus actividades y la firme decisión de realizar primero las tareas más difíciles te permitirá tener la capacidad para atender un tema a la vez.

El objetivo es que te concentres completamente para resolver problemas y planear nuevos negocios o procedimientos. Trata de evitar distracciones y guíate por tu agenda de trabajo.

Sencillamente di que no

Aprender a decir “no” a los demás tiene su dificultad, pero es más meritorio decir “no” a uno mismo. Evita las tareas que no van a traerte un beneficio tangible o que no concuerden con las metas que te has trazado.

Mantén ordenado tu lugar

Es imposible ser eficiente si tu entorno está desordenado, puedes perder varios minutos buscando un documento importante que alguien dejó sobre tu escritorio. No se trata de “olvidar” todo en los cajones para que se vea bonito. El único propósito de trabajar en un espacio ordenado es facilitar tu desempeño y estimular tu creatividad.

No te distraigas estando “siempre en línea”

Las nuevas tecnologías de comunicación (correo electrónico, whatsapp, redes sociales) son muy útiles si sabes administrarlas correctamente. Pero cuidado, pueden transformarse en los peores enemigos de tu eficiencia. Por eso, evita las distracciones de estar siempre “en línea” y aprende a utilizar con cuidado estos servicios.

Haz pausas

Cuando planifiques tu día, deja algunos espacios libres para tomar descansos. Tu mente y tu cuerpo necesitan pausas para recuperar energía. Recuerda que descansar no es sinónimo de perder el tiempo. Puedes tomar aire fresco o beber un café, pero evita interrumpir a otras personas.

Duerme suficiente

Las horas de sueño son obligatorias. Descansa lo necesario, y dale a ese tiempo la máxima de las prioridades. Este principio es fundamental para mejorar la productividad en el trabajo y poder realizar todas tus tareas sin cansarte demasiado.

Trabaja con buen humor

Es increíble lo que puede llegar a rendir un trabajador con la moral alta frente a uno que está desanimado. Cuando estás contento te esfuerzas más y cambias el ambiente que hay a tu alrededor. Trata de motivarte todas las mañanas para empezar con buen pie, date una ducha fría y ¡ve al trabajo con ganas de comerte el mundo!

Aumentar tu productividad laboral puede tener muchos beneficios para tu salud, como la reducción del estrés, el cual puede generarte ansiedad, nerviosismo y preocupación. Relájate, conviértete en alguien organizado y disfruta de tu trabajo, para que tengas una excelente calidad de vida.

¿Te interesa saber más consejos de utilidad para tu vida laboral? Visita nuestro blog y encontrarás mucha información de este tipo.

Leave a Reply:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *